• repasar

¡Estos seis pasos te convertirán en un profesor inolvidable!


Todos tenemos esos profesores que se quedan como recuerdos con nosotros cuando somos adultos. Pueden haber pasado muchos años y aún así siguen resonando las lecciones e impresiones de aquel profesor que dejó una huella en tu vida.


¿Alguna vez te has preguntado qué fue lo que hizo para mantenerse en tu memoria?


Puede haber sido el simple hecho de escucharte y entenderte como estudiante, su paciencia al explicarte materias que no entendías, o su simple personalidad que alegraba tus días en la escuela. Cada gran profesor tiene habilidades distintas que lo hacen único. Tomando algunas de ellas, te dejamos 6 pasos para que mejores tus prácticas como profesor.


1. Sigue aprendiendo siempre:


Eres expert@ en lo que sabes, pero siempre habrá información para seguir profundizando y/o ampliando el rango de conocimiento. Recuerda que cuanto más sabes y disfrutes de las materias que enseñas, mayor será tu entusiasmo y confianza a la hora de enseñar. Mantenerte informad@ y actualizad@ en las materias que enseñas te permitirá contarles a tus estudiantes datos que no sabían ni esperaban conocer.


2. Celebra las diferencias:


Tu postura sobre las diferencias entre el nivel de tus estudiantes, sus personalidades y sus gustos debe ser de aceptación y celebración ante ellas. No te opongas a lo distinto, celébralo. Ten paciencia y entiéndelos. Crea confianza con tus alumnos en un ambiente cero-tolerante al bullying.


3. Atrévete a arriesgarte:


Tus estudiantes te observan así estés enseñando o evaluando.Atrévete a intentar cosas nuevas, sentirán más confianza en ti si ven tu reacción tanto al éxito como al fracaso.


4. Se creativo:


Las clases más memorables suelen ser las que son menos esperadas y las que rompen con los moldes predefinidos. Cuando pruebas cosas nuevas conoces nuevos ámbitos de tus estudiantes, será más fácil conocer sus fortalezas y debilidades. Asimismo, utiliza la técnica de “gamificación” (aprendizaje a partir del juego) comprobada como una técnica eficiente en estudiantes en edad escolar.


5. Incorpora la tecnología:


Siguiendo con el tema de la “gamificación”, incorpora aquellos instrumentos que distraen a tus estudiantes en el aula. Recuerda que la tecnología no es tu enemigo sino una herramienta que bien empleada será de mucha ayuda para ti y el estudiante.


6. Ten una memoria de corto plazo:


Esta técnica va enfocada a aquellos niños que suelen representar más trabajo. Una vez que el problema ha sido resuelto, no le guardes resentimiento. Es hora de un borrón y cuenta nueva. Incrementarás su tranquilidad y valorará la confianza que apoyas en él.

Recuerda que eres más que un instrumento que “instala” conocimiento en la mente de sus estudiantes. Tienes en tus manos la posibilidad de hacer un gran impacto en aquellos estudiantes que cruzas en tu camino como docente. ¡No pierdas la oportunidad de hacer la diferencia!

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo